¿Qué hacemos con la Ivermectina?6 minutos de lectura

doPi

doPi

Dr. Jose Luis do Pico

La “historia de la Ivermectina” aún no está concluida!!!

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos han descartado su recomendación contra el fármaco antiparasitario económico Ivermectina para el tratamiento de COVID-19, y la agencia ahora informa que no puede recomendar a favor o en contra de su uso, dejando la decisión a los médicos y sus pacientes.

«Se necesitan resultados de ensayos clínicos con la potencia adecuada, bien diseñados y bien realizados para proporcionar una guía más específica basada en evidencia sobre el papel de la Ivermectina para el tratamiento de COVID-19″, según la nueva guía de los NIH publicada la semana pasada.

Se han mantenido apasionados argumentos a favor y en contra del uso de la droga.

La actualización de los NIH decepcionó a los miembros de Front Line COVID-19 Critical Care Alliance (FLCCC), que describió su caso para respaldar la Ivermectina en una declaración pública.

Punto por punto, el grupo de 10 médicos argumentó en contra de cada limitación que impulsó la decisión de los NIH.

Los miembros del grupo dijeron que, aunque agradecidos de que se retirara la recomendación contra el medicamento, un enfoque neutral no es aceptable ya que el total de muertes en Estados Unidos superó las 400.000 desde la primavera pasada y actualmente se acerca a las 4000 por día. Los resultados de la investigación son suficientes para respaldar su uso, y el medicamento salvará vidas de inmediato afirmaron.

“Los pacientes no tienen tiempo para esperar y nosotros, como proveedores de atención médica en la sociedad, tampoco tenemos ese tiempo » expresaron.

Pierre Kory, MD, presidente / cofundador de FLCCC y especialista en cuidados críticos y pulmonares en el Centro Médico Aurora St. Luke en Milwaukee, también habló ante un panel del Senado el 8 de diciembre del 2020 en un video apasionado ampliamente compartido, promocionando la Ivermectina como una droga «milagrosa», un término que dijo que no usa a la ligera.

Kory suplicó a los NIH que consideraran los datos emergentes. «Por favor, solo les pido que revisen nuestro manuscrito», les dijo a los senadores.

«Tenemos inmensas cantidades de datos para mostrar que la Ivermectina debe implementarse ahora», dijo.

Los críticos han dicho que no hay suficientes datos para instituir un protocolo, y algunos trazan paralelos con otro fármaco reutilizado, la hidroxicloroquina (HCQ), que una vez se consideró un tratamiento prometedor para el COVID-19, basado en evidencia defectuosa e incompleta, y ahora no se recomienda.

Paul Sax, MD, profesor de medicina en Harvard y director clínico del Programa de VIH y la División de Enfermedades Infecciosas del Brigham and Women’s Hospital en Boston, escribió en una publicación de blog a principios de este mes en el New England Journal of Medicine Journal Watch que la Ivermectina tiene pruebas más sólidas de ello que la HCQ.

«Pero todavía no estamos en el nivel de ‘cambio de práctica'», escribe. «Se esperan resultados pronto de al menos 5 ensayos clínicos aleatorios que podrían fortalecer aún más la decisión».

Dijo que el mejor argumento para el fármaco se ve en esta explicación de un metanálisis de estudios de entre 100 y 500 pacientes realizado por Andrew Hill, MD, del Departamento de Farmacología de la Universidad de Liverpool, Reino Unido.

Sax advierte contra dos sesgos al considerar la Ivermectina. Uno asume que debido a que HCQ falló, otros medicamentos antiparasitarios también lo harán.

El segundo sesgo que se debe evitar, dice, es descontar los estudios realizados en países de ingresos bajos y medios porque «no se realizaron en los lugares correctos».

«Eso no es solo prejuicio», dice. «También es esnobismo».

La Ivermectina ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) para el tratamiento de la oncocercosis (ceguera de los ríos) y estrongiloidiasis, pero no está aprobada por la FDA para el tratamiento de ninguna infección viral.

Al descartar la recomendación contra la Ivermectina, los NIH le dieron la misma declaración neutral que a los anticuerpos monoclonales y el plasma convaleciente.

Amesh A,, experto en enfermedades infecciosas e investigador principal del Centro para la Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, no ha cambiado de opinión y que no la receta para sus pacientes.

Dijo que aunque «hay suficiente señal» de que le gustaría ver más datos, «no hemos visto nada en términos de un estudio realmente sólido».

Señaló que la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (IDSA) tiene 15 recomendaciones para el tratamiento del COVID-19 «y ninguna de ellas tiene que ver con la Ivermectina». «No es suficiente para ver si funciona, pero tenemos que ver en quién funciona y cuándo funciona en ellos».

También reconoció que «algunos médicos destacados» lo están recomendando.

Entre ellos se encuentra Paul Marik, MD, profesor de medicina y jefe de medicina pulmonar y de Cuidados Críticos en la Escuela de Medicina de Eastern Virginia en Norfolk. Cofundador de FLCCC, Marik ha defendido la Ivermectina y ha desarrollado un protocolo para su uso para prevenir y tratar COVID-19.

Los datos que rodean a la Ivermectina han recibido esperanzas, críticas y advertencias.

Investigadores australianos publicaron un estudio antes de la impresión en Antiviral Research que encontró que la Ivermectina inhibía la replicación del SARS-CoV-2 en un entorno de laboratorio.

El estudio concluyó que el fármaco dio como resultado después de la infección una reducción de 5000 veces en el ARN viral a las 48 horas. Sin embargo, después de ese estudio, la FDA advirtió en Abril del 2020 a los consumidores que no se automedicaran con productos de Ivermectina destinados a animales.

Los NIH reconocieron que varios ensayos aleatorios y estudios retrospectivos del uso de Ivermectina en pacientes con COVID-19 se han publicado ahora en revistas revisadas por pares.

«Algunos estudios clínicos no mostraron beneficios o un empeoramiento de la enfermedad después del uso de Ivermectina, mientras que otros informaron un tiempo más corto para la resolución de las manifestaciones de la enfermedad atribuidas al COVID-19, una mayor reducción de los marcadores inflamatorios, un tiempo más corto para la eliminación del virus o tasas de mortalidad más bajas en pacientes que recibieron Ivermectina que en los pacientes que recibieron fármacos de comparación o placebo «, dice la guía de los NIH.

El NIH reconoce limitaciones: los estudios han sido pequeños; las dosis de Ivermectina han variado; algunos pacientes estaban tomando otros medicamentos al mismo tiempo (incluidas doxiciclina, hidroxicloroquina, azitromicina, zinc y corticosteroides, que pueden ser posibles factores de confusión); y la gravedad del COVID de los pacientes no siempre se describió claramente en los estudios.

Nasia Safdar, MD, directora médica de prevención de infecciones en el Hospital de la Universidad de Wisconsin en Madison está de acuerdo en que se necesitan más investigaciones antes de que los organismos reguladores recomienden la Ivermectina para COVID-19.

La “historia de la Ivermectina” aún no está concluida!!!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Si te gusto el articulo, pasalo a tus conocidos! Compartamos el conocimiento!

Sobre nosotros...

Capacitamos a médicos, enfermeros, anestesiólogos, kinesiólogos, cirujanos para que se especialicen en este apasionante mundo de los cuidados críticos.​


COMPARTIMOS EL CONOCIMIENTO + CREEMOS EN LA IMPORTANCIA DE LA EXPERIENCIA​

Más artículos..

Tópicos

Seguinos!

Último Webinar