fbpx

¿Existen fluidos que podamos administrar en el paciente con shock que mejoren la perfusión, incrementen la disponibilidad de O2 y reduzcan la inflamación?3 minutos de lectura

doPi

doPi

Dr. Jose Luis do Pico

El shock está asociado con un compromiso en el transporte de oxígeno a los tejidos, lo que resulta en una disfunción orgánica. Si no se corrige, esta condición da como resultado una lesión orgánica y, en última instancia, una falla orgánica. El desafío principal en la fluidoterapia es asegurar que se transporte suficiente oxígeno a la microcirculación y, en última instancia, a las células de los tejidos. Aquí los fluidos convencionales fallan por dos razones: la primera deficiencia de los fluidos convencionales es su efecto hemorreológico. Una viscosidad más baja reduce la capacidad de la sangre diluida para reclutar capilares sin llenar (para lo cual se necesita la viscosidad del hematocrito). Esto reduce la densidad capilar funcional, creando distancias de difusión más grandes entre los capilares llenos de glóbulos rojos que transportan oxígeno y las células respiratorias del tejido orgánico. El segundo inconveniente potencial de los fluidos de reanimación es su escasa solubilidad en oxígeno (menos del 3% en comparación con la hemoglobina (Hb)), lo que disminuye la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre.

La única modalidad terapéutica para mejorar los niveles de oxígeno en la microcirculación la proporcionan las transfusiones de sangre. Sin embargo, existe mucha reticencia a administrar sangre debido a sus posibles efectos secundarios dañinos, como el aumento de la Hb libre y la posible respuesta inmunológica del huésped a las transfusiones de sangre homólogas. Los transportadores de oxígeno a base de Hb (HBOC) ofrecen una alternativa a la transfusión de sangre homóloga. Aunque conceptualmente atractivo, su introducción clínica ha estado plagada de problemas. Estos incluyen el efecto vasopresor causado por su alto afinidad por el NO, causando vasoconstricción.  Los HBOC convencionalmente han sido administrados como medicamentos independientes, mientras que potencialmente podrían usarse como un complemento de la terapia de fluidos convencional para aumentar la capacidad de transporte de oxígeno de la terapia de volumen. Las dos categorías de fluidos de reanimación de uso corriente son cristaloides o coloides que no transportan sangre ni oxígeno. Cada uno de ellos tienen efectos adversos.

Deberíamos administrar una solución que fuese “como un caldo de moléculas” que abordase el tipo específico de fluido a ser administrado.

La hidratación intracelular requiere una solución cristaloide con glucosa, mientras que la hidratación intersticial necesita una solución cristaloide fisiológica. La hipovolemia intravascular se aborda mejor con un coloide para asegurar el llenado sostenido de la vasculatura. Idealmente, el líquido de reanimación también debe transportar agentes antiinflamatorios y transportadores de oxígeno por completo. Al considerar la composición final de un fluido de reanimación ideal, recuerda los efectos beneficiosos de la “cura de sopa de pollo” para afecciones inflamatorias comunes. Lleva nutrientes, proporciona hidratación, es isotónica (si no agregamos sal) y es antiinflamatoria.  Sin embargo, la sopa de pollo es un agente que transporta oxígeno. como un HBOC.

Una "sopa de pollo rosa", que aborda las deficiencias de nuestras opciones actuales pueden ser un candidato para el fluido de reanimación óptimo del futuro.

Si te gusto el articulo, pasalo a tus conocidos! Compartamos el conocimiento!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Seguinos en las redes!

Golpe de Calor

Es una situación que amenaza la vida del paciente. La mortalidad atribuida al golpe de calor a los 28 días y 2 años del alta es reportada en un 58% y 71% respectivamente.

Leer más »