fbpx

Colocación de un catéter arterial para la medición de la Presión Arterial Media – Paso 4 y 59 minutos de lectura

doPi

doPi

Dr. Jose Luis do Pico

Te propongo cinco pasos para la colocación y valoración de un catéter arterial. Si no leiste los pasos anteriores, podes leer el paso 1 y 2 en ese articulo y el paso 3 en ese enlace.

4. Nivelación y puesta a cero del transductor de presión

El transductor de presión (donde la señal mecánica es traducida a una señal eléctrica debe nivelarse y puesto a cero para garantizar que las mediciones de BP sean precisas.
El eje flebostático es la proyección anatómica de la aurícula derecha al tórax del paciente; está en la línea medio axilar en el cuarto espacio intercostal.
El nivel de la aurícula derecha, que está muy cerca del nivel de la raíz aórtica, se usa convencionalmente como nivel de referencia para la mayoría de las mediciones hemodinámicas.
Si la presión en el polígono de Willis debe ser monitoreada, el transductor debe estar elevado al nivel de la base del cerebro (meato acústico externo).
Antes de que comience la medición, el transductor debe ponerse a cero usando la función de puesta a cero del monitor.
Esto tiene que hacerse para garantizar que el sistema muestre una presión de 0 mmHg cuando se abre hacia la atmósfera. Para la puesta a cero, la llave de tres vías del transductor de presión tiene que ser abierto hacia la atmósfera mientras se activa la función de puesta a cero en el monitor.

La reducción a cero se considera exitosa cuando el trazado de la presión arterial es igual a la línea de base, es decir tiene un valor de 0 mmHg.

Después de este procedimiento, la llave de paso del transductor de presión debe cerrarse a la atmosfera.
Siempre que el vaso de interés del paciente se mueve en relación con el transductor de presión, se debe realizar una maniobra de nivelación. No se requieren maniobras adicionales de puesta a cero.
Antes del inicio de la medición, se necesita una maniobra de reducción a cero para tener en cuenta la diferencia de altura (es decir, presión hidrostática) entre el extremo libre de la línea cero al nivel del vaso de interés y el transductor Estrictamente hablando, esta diferencia de altura comprende dos presiones hidrostáticas (considerando sus signos matemáticos teóricos, es decir, positivos o negativos):

  1. La presión hidrostática causada por la diferencia de altura entre el transductor y el catéter arterial
  2. La presión hidrostática causada por la diferencia de altura entre el vaso de interés y la arteria catéter.

Para la puesta a cero, la llave de tres vías del transductor de presión debe abrirse hacia la línea cero mientras se activa la función de puesta a cero en el monitor.
Durante este procedimiento, la presión hidrostática que es causado por el fluido en la línea cero y que siempre es la suma matemática de las dos presiones hidrostáticas mencionadas anteriormente se establece como una presión de 0 mmHg.
Después puesta a cero, la llave de tres vías de la línea cero debe cerrarse.
Esta maniobra de reducción a cero debe realizarse cada vez cuando el vaso de interés se mueve en relación con la presión transductor. movimientos adicionales del transductor conducirá a mediciones falsas de PA y, por lo tanto, debe evitarse.
Ya que la presión hidrostática de la columna de fluido en la línea cero se usa para poner el cero de presión, igualar con la presión atmosférica, es importante que la línea cero no contenga aire.

 5. ¿Cómo se encuentra ajustada la curva de la Presión arterial medida invasivamente? ¿Está normalmente amortiguada? ¿Subamortiguada? ¿Sobreamortiguada?

Sabemos que estos datos son importantes ya que una curva subamortiguada sobreestima la presión sistólica y subestima la diastólica, por ende, la presión de pulso se encuentra erróneamente elevada. Curvas sobreamortiguadas subestiman la PA sistólica y sobreestiman la diastólica, arrojando presiones de pulso erróneamente bajas. Todo sistema de medición invasiva de presiones (cualquiera sea) consta de dos componentes fundamentales:

  • 1. Frecuencia de resonancia
  • 2. Amortiguación

El primero se refiere a las oscilaciones propias producidas por el sistema. La amortiguación se refiere a como el sistema atenúa el componente de resonancia. Del balance de una óptima amortiguación es como la onda de presión será válida y representativa. Es decir, si la amortiguación es inadecuadamente baja la curva resultante se aproximará a la frecuencia de resonancia y por tanto será picuda, es decir, subamortiguada (o lo mismo decir, poco amortiguada o (“underdamping”).
Cuando las tubuladuras son muy blandas, muy largas o de diámetro interno muy grande el sistema tendrá dificultades para amortiguar la frecuencia de resonancia y por tanto, en la práctica, es difícil de corregir (a menos que utilicemos tubuladuras más rígidas y cortas, de ahí que los sets de medición de presiones consten generalmente de tubuladuras rígidas y de pequeño diámetro interno.
Si la amortiguación es inadecuadamente alta la curva resultante se aproximará a la producida por la amortiguación y será por tanto anormalmente aplanada o lo mismo decir sobreamortiguada u “overdamping”.
En estos casos debemos pensar que el sistema amortigua de más debido a coágulos, burbujas de aire, acodaduras de la tubuladura y estos son los puntos de intervención para corregir la curva. Describiremos con la prueba de la onda cuadrada (flush test) según PACEP.org como valorar la frecuencia de resonancia y la amortiguación de nuestro sistema de medición y como obtener una curva normalmente amortiguada, lo mismo que la comprobación mediante la prueba del manguito de la verdadera presión sistólica.

– La onda cuadrada producto del lavado rápido debe retornar rápidamente a la línea de base
– Deberían aparecer uno o dos picos después de la onda cuadrada antes que aparezca la onda de TA
# esto evalúa la frecuencia de resonancia del sistema
– El segundo pico debe ser menor de 1/3 de la altura del primer pico #Esto evalúa la amortiguación del sistema





– El segundo pico debe ser menor de 1/3 de la altura del primer pico





– Nótese más de dos picos al terminar el lavado
– Nótese que la altura del segundo pico es casi igual que la del primero
– El sistema está subamortiguado. Sobreestima la TA sistólica y subestima la TA diastólica.






– Nótese la ausencia de picos post-lavado
– Nótese el descenso lento y gradual a la línea de base
– El sistema está sobreamortiguado. Subestima la TA sistólica y sobreestima la TA diastólica.

Técnica de comprobación con ESFIGMOMANÓMETRO

1. Observar la configuración de la onda arterial

2. Colocar un manguito de tensiómetro manual en la misma extremidad que el catéter de la arteria radial o dorsal del pie e inflarlo. La configuración de la onda arterial se aplana cuando se infla el manguito del tensiómetro manual.

3. Liberar lentamente la presión del manguito hasta volver a observar la primera evidencia de configuración de onda pulsátil, momento en el cual se controla la presión en el esfigmomanómetro. Esta presión del esfigmomanómetro es la presión arterial sistólica verdadera. En este ejemplo la presión sistólica es de 120 mm/Hg.

Se realizarán los ajustes que sean necesarios para que la curva de PA sea adecuada.

La reducción a cero se considera exitosa cuando el trazado de la presión arterial es igual a la línea de base, es decir tiene un valor de 0 mmHg.

Si te gusto el articulo, pasalo a tus conocidos! Compartamos el conocimiento!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Seguinos en las redes!

Miranos en Youtube

Escuchanos por Spotify

Categorías

Entendiendo la Reserva Renal

El Concepto de función renal “normal” es complejo, la TFG no es fija, todo lo contrario, tiene una variación dinámica fisiológica y puede ser valorada por el clearence. Técnicamente el clearence es una herramienta para comparar la función renal entre diferentes pacientes independientemente (en gran parte) del flujo urinario, tamaño corporal y concentración de solutos en sangre.

Leer más »

Menos es mas

Los sistemas de salud buscan incentivar la transparencia, y adherencia a las guías de práctica basadas en evidencia, por lo tanto, debe evaluarse la evidencia científica con respecto a “que menos, es más”

Leer más »